La educación patrimonial como área de actuación de la gestión del patrimonio culturalSobre nosotros

 

Miércoles 8 de Junio 18hs

Presentación por Dra. Zaida García Valecillo

 

Educación Patrimonial - Gestión Social del Patrimonio Cultural

Univ. Pedagócia Experimental Libertador (UPEL)

 

Transmisión en ya disponible por Canal ICOMOS Uruguay en Youtube

 

 

 

PRESENTACIÓN

 

 

La educación patrimonial es un campo emergente de la educación cuya preocupación fundamental pone su foco en el conocimiento, la valoración y la conservación y la difusión del patrimonio cultural y su rol como generador de sentidos de identidad y de pertenencia social. Ya desde fines del siglo XX la UNESCO define a la educación en una perspectiva temporal amplia, como un proceso a lo largo de toda la vida y un instrumento que permitirá alcanzar los ideales de paz, libertad y justicia social donde los ciudadanos aprendan a través del diálogo a vivir con sus diferencias. (Delors, 1999)

 

La educación en patrimonio o educación patrimonial adquiere importancia como anclaje en una época donde conviven una sociedad marcada por lo inmediato, lo presente, lo efímero que gira en torno al espacio y dimensión individual insertos en una dinámica global y la reivindicación de lo local con una reafirmación de las identidades. (Lipovetsky, 1996)

 

Este abordaje de la educación patrimonial se basa en el fortalecimiento de una ciudadanía crítica y plena. Enfatiza la complejidad del patrimonio en una perspectiva amplia y como un concepto polisémico y conflictivo que permite una variedad de miradas que apelan a documentos nacionales e internacionales que le dan sustento.

 

El concepto de patrimonio cultural es un concepto de construcción histórica producto de la modernidad y como tal pasible de cambios constantes con estrecha relación a los intereses de los grupos sociales intervinientes. Por ello, es importante concebir al patrimonio en su historicidad puesto que un objeto determinado adquiere con el transcurso del tiempo significados diferentes de los cuales fue originalmente pensado.

En este sentido, el concepto de patrimonio cultural se reconstruye permanentemente porque no es un recurso para conocer el pasado y construir la historia per se, sino que es la historia evidenciada, aquello que permanece del pasado y que desde el presente se le otorga valor. Al decir de Pierre Nora (1987) el patrimonio es el “el anclaje de la memoria.”

 

Pensando en clave colectiva, Abreu (1994) señala que “la función de la memoria social consiste en actualizar y difundir los valores en el presente. Al evocar el pasado, los

 

actores involucrados en esta construcción re-crean el pasado en función de sus intereses y sus visiones del mundo presente.” (Abreu, 1994:227)

 

García Valecillo (2009) define a la educación patrimonial como “el proceso pedagógico centrado en las percepciones, conocimientos y valores que subyacen en una sociedad. De esta manera, el bien patrimonial se convierte en un recurso para el aprendizaje, capaz de conectar al ciudadano con su diversidad cultural y su entorno social.” (2009:275)

 

Basado en esta afirmación el diseño de programas y acciones de educación tendrán como centro a las personas y sus experiencias y aprendizajes en torno al bien cultural y no al bien en sí en un trabajo de acercamiento a los valores culturales próximos a las personas para poder llegar luego a los valores culturales universales.

El modelo de aprendizaje que subyace está basado en la construcción activa del conocimiento en el patrimonio enfocado a la comprensión e interpretación de este desde una perspectiva del aprendizaje situado, en un contexto real de forma dialógica.

Vygotsky en su obra “Pensamiento y Lenguaje “(1995)

 

 

La literatura científica sobre patrimonio , especialmente la procedente de las disciplinas de la educación, comunicación y turismo- ha contribuido a superar visiones acotadas como la visión del patrimonio como un objeto (elemento tangible) ; la visión legislativa (patrimonio es aquello que se declara en la legislación nacional e internacional) ; la visión monumentalista (el patrimonio se refiere a bienes de gran presencia y monumentalidad); la visión historicista (el patrimonio debe de tener peso en la historia); la visión economicista (el patrimonio comprende valores de alto valor económico); la visión universalista (patrimonio mundial de la Humanidad UNESCO) y la visión turístico- lúdica (el patrimonio vinculado a lugares o espectáculos que desean ser visitados por las personas ) (Fontal, 2016)

En 2020 ICOMOS ha realizado una declaración acerca del enfoque del patrimonio centrado en las personas a partir de la iniciativa del grupo de trabajo internacional Nuestra dignidad común. Enfoque de los derechos humanos.

 

Tanto las diversas opiniones y posturas como para la valoración y la selección de los objetos patrimonializables requieren el planteamiento de preguntas orientadoras que inviten a la reflexión.

  • ¿Cómo es que la humanidad ha estado mirando y cuidando sus bienes heredados del pasado?
  • ¿Cuáles son aquellos bienes que se eligen ser cuidados y preservados?
  • ¿Quién o quiénes los eligen?
  • ¿Bajo qué criterios se elige un bien para ser patrimonial?
  • ¿Se preserva el patrimonio de la misma forma y con la misma intensidad a lo largo de las diversas épocas históricas?
  • ¿Cómo se educa para valorar, conservar y preservar al patrimonio?

 

En el campo educativo se advierten ciertos obstáculos que dificultarían los procesos de enseñanza y de aprendizaje del patrimonio cultural. En primer lugar, podríamos señalar el problema terminológico, puesto que el propio concepto de patrimonio cultural se encuentra en proceso de evolución y cambio. Cabe recordar que el concepto de patrimonio inmaterial fue definido recientemente en 2003 con la Convención del Patrimonio inmaterial:

Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. “

 

En segundo lugar, existe un problema epistemológico ligado con el conocimiento y comprensión de las disciplinas relacionadas con el patrimonio y sus abordajes.

En tercer término, se podría señalar la problemática metodológica referente a las estrategias y recursos utilizados en los procesos de enseñanza y de comunicación del patrimonio.

En cuarto lugar, se encontraría la problemática teleológica que se refiere al sentido, valor y finalidad de la educación patrimonial. Esta no consistiría solamente en que los alumnos conozcan el patrimonio, sino que sean capaces de reflexionar sobre el mismo.

 

En quinto lugar, se podría señalar la problemática ideológica que invita a reflexionar desde una perspectiva antropológica, sociológica y política a los efectos de que un objeto patrimonial sea considerado como identitario y ser legitimado socialmente.

 

 

Por último y no menos importante la problemática formativa docente relacionada con la capacitación del profesorado que actualmente constituye una limitación puesto que en nuestro país no existe aún una didáctica del patrimonio ni capacitación al profesorado en esta particular área.

 

La educación patrimonial tiende puentes democráticos para la consecución de una sociedad más plural y empática en el entendido que debe de abrir caminos para la participación de grupos silenciados hasta el momento en las prácticas patrimonialistas. Esta educación patrimonial debería velar y desarrollar una postura “crítica” que no solo se focalice en los aspectos formales de las puestas en valores de los bienes, sino que indague y profundice acerca de los conceptos subyacentes, las intervenciones públicas, las interpretaciones, los discursos, es decir las “claves ocultas” de las activaciones patrimoniales. (Prats L., 2005)

 

Por último y no menos importante es que desde comienzos del siglo XXI se plantea el interés de relacionar la educación emocional y la inteligencia territorial con el objeto de promover el desarrollo de la inteligencia ciudadana en la toma de decisiones en un contexto de gobernanza participativa, para tratar las relaciones entre el territorio y la sociedad, considerando el concepto de comunidad territorial. De este modo, la educación patrimonial conjuga las relaciones entre emociones y territorio, analizando la conformación de identidades para la formación de una ciudadanía incluyente y participativa, basada en la empatía, el respeto, la convivencia y el bienestar individual y comunitario. (Cuenca López et al, 2020, Smith,2006)

 

ICOMOS Uruguay se propone aportar documentos para promover la reflexión, así como recoger las experiencias de educación patrimonial que se llevan a cabo en el país tanto en contextos de educación formal -en instituciones educativas públicas o privadas- como de educación no formal – en museos, centros culturales y otros- para promover el desarrollo de la educación patrimonial.

 

 

 

 

Referencias bibliográficas

 

ABREU, R. (1994) Quando os mortos sao comemorados. Revista Estudos Históricos, Rio de Janeiro, v.7 , n.12 , pp 205-228,1994 en Rev. Humanidades, fortaleza, v. 18, n. 1, p. 9-16, jan/jun. 2003

 

CUENCA-LOPEZ , (2020) MARTIN-CACERES y ESTEPA Buenas prácticas en

educación patrimonial. Análisis de las conexiones entre emociones, territorio y ciudadanía Aula Abierta, volumen 49, nº1, enero-marzo, 2020, págs. 45-54

 

https://reunido.uniovi.es/index.php/AA/article/view/14230/12775

 

DELORS, J. (1999) La educación encierra un tesoro. Paris, UNESCO https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000109590_spa

 

FONTAL, O. (2016) Educación patrimonial: retrospectiva y prospectivas para la próxima década Estudios Pedagógicos XLII, N° 2: 415-436, 2016 https://scielo.conicyt.cl/pdf/estped/v42n2/art24.pdf

 

FONTAL O. (2013) La educación patrimonial. Del patrimonio a las personas. Ed. Trea

 

GARCIA VALECILLO, Z. (2009) ¿Cómo acercar los bienes patrimoniales a los ciudadanos? Educación Patrimonial. Un campo emergente en la gestión del patrimonio cultural. Pasos Revista de turismo y patrimonio cultural. Vol. 7 No. 2 págs. 271-280.

2009 http://pasosonline.org/Publicados/7209/PS0209_9.pdf

 

ICOMOS, 2020 Enfoque centrado en las personas https://www.icomos.org/en/focus/our-common-dignity-initiative-rights-based- approach/91199-a-reminder-that-people-centred-approaches-should-be-at-the-heart-of- cultural-heritage-management

 

LIPOVETSKY G. (1986) La era del vacío. Ensayos sobre el individualismo contemporáneo. Barcelona, Anagrama http://catedradatos.com.ar/media/lipovetsky-La- era-del-vacio.pdf

 

NORA, P. (1987) “Patrimoine et memoire” en Antoine, G. Patrimoine et formation. Patrimoine et soiceté contemporaire. Actes de colloques de la Direction de Patrimoine. París; La Lillete-Ministére de la Culture.

 

PRATS, Ll., 2005 (2005). Concepto y gestión del patrimonio local. Cuadernos de Antropología Social, 21, 17-35 https://www.redalyc.org/pdf/1809/180913910002.pdf

 

SMITH, L. J (2006) Uses of heritage. New York, Routledge

 

UNESCO (2009) Guías de actividades patrimoniales https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000186826

 

UNESCO (2003) Convención del Patrimonio inmaterial 2003 https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000132540_spa

 

VYGOTSKY, L. (1995) Pensamiento y Lenguaje. Buenos Aires: Fausto

 

 

 

PRÁCTICAS DE EDUCACIÓN PATRIMONIAL EN URUGUAY

 

ICOMOS Uruguay invita a presentar experiencias de educación patrimonial para compartir en nuestra página web.

Agradecemos contestar el siguiente formulario (máximo dos páginas )

Enviar a icomosuruguay@gmail.com